El roble y la estepa, Alemania y Rusia desde el siglo XIX hasta hoy

Escrito por los profesores Carlos Fernández Pardo y Alberto Hutschenreuter y publicado por Editorial Almaluz, este libro trata sobre dos actores de ayer, de hoy y de siempre. Alemania y Rusia se convirtieron en actores mayores del orden interestatal en el siglo XVIII, y, desde entonces, fueron protagonistas centrales en la historia de Europa y del mundo.

En el siglo XX, Alemania y Rusia fueron los protagonistas primarios, al punto que de los cuatro acontecimientos que según el historiador ruso Roy Medvedev  explican el siglo XX, la Primera Guerra Mundial, la Revolución Rusa, la Segunda Guerra Mundial y el proceso de descolonización, en los tres primeros ambos países son parte esencial.

Demás está decir que después de 1945, tras la derrota más catastrófica sufrida por una Alemania cuya ambición geopolítica fue la más grande del siglo, Rusia se convirtió en uno de los dos poderes mayores que dominaron el mundo. Hacia los años setenta era tal la predominancia, que el entonces canciller Andréi Gromyko sostuvo que prácticamente “ningún conflicto en el mundo podía resolverse sin la participación de la Unión Soviética”.

La obra, por tanto, se centra en dos actores de escala. Pero no es intención de los autores que la misma sea un libro que describa meramente la historia de ambos países: pretende ser algo más que una “reseña” histórica y del presente.

El propósito es describir una trayectoria de aproximación entre Alemania y Rusia en un contexto dominado por la geopolítica y el poder, desde aquel siglo en que la primera no era una unidad sino al menos tres partes con el reino de Prusia al frente, y la segunda un Estado en curso de ascenso estratégico tras la capital victoria militar de Poltava, en 1709.

En esa trayectoria, la confrontación entre Rusia y Alemania durante las guerras mundiales fue un hecho excepcional, aunque las características de la misma, particularmente entre 1941 y 1945, fueron tan tremendas que casi eclipsan el curso de aproximación que ambos actores habían mantenido desde hacía dos siglo, y que en tiempos de Bismarck y durante los tiempos de entre guerras mundiales alcanzó  cotas notables.

Tras 1945, aquella trayectoria sufrió las enormes consecuencias que implicó la victoria y la derrota de uno y de otro. Sin embargo, durante los años setenta renació, aún con una Alemania Occidental firmemente anclada al patrón atlántico. Es cierto que durante aquella década estrategia no hubo un “nuevo Rapallo”, en alusión al acercamiento de los dos países en 1922, pero algunos de los trazados adoptados entonces se mantienen hasta hoy, por caso, acuerdos en materia de energía.

Tras describir la trayectoria de esta “díada”, como la denominan los autores, la obra se centra en el presente y expone algunas hipótesis sobre el porvenir de las relaciones entre los dos países, considerando al menos tres aspectos sobre los que pivotea la relación: geopolítica, energía y tecnología, a  los que sin duda se suman otros como el curso del mundo hacia una configuración global más diversificada en relación con los espacios, la emergencia de nuevos poderes y la necesaria autonomía que dicha configuración demandará a Europa en general y a Alemania en particular.

En breve, “El roble y la estepa. Alemania y Rusia desde el siglo XIX hasta hoy” es un aporte original sobre una fascinante trayectoria de aproximación entre dos actores llamados a cumplir un papel central en las relaciones interestatales del siglo XXI.

Puntos de venta:

Artículos relacionados