Cataluña es una región estratégica en Europa: ¿a quién le interesa su independencia?

El problema nacional podría implicar actores internacionales.

“Soberanía es una palabra que se usa con frecuencia, pero que realmente no tiene un significado específico. Hoy la soberanía es nominal. Cualquier número de países que son soberanos lo son nominal y relativamente.” Zbigniew Brzezinski

La contribución geopolítica internacional más importante que se ha brindado desde Cataluña fue la instalación de la emisora de Radio Liberty, situada en la Playa de Pals, provincia de Girona, desde donde se emitían programas de carácter anticomunista para la Unión Soviética.

Pero a lo largo de la historia, el territorio de la actual Cataluña se ha convertido en una cabeza de puente contra los enemigos. Ejemplos de ello son: la Marca Hispánica bajo los designios de la monarquía carolingia contra los enemigos musulmanes, la Sublevación de Cataluña en la que Pau Claris pidió ayuda a la Francia de Luís XIII para alzarse contra los Austrias o los cuatro departamentos napoleónicos que estaban integrados en el I Imperio y que le sirvieron para proyectarse sobre el resto de España. No solamente como cabeza de puente francesa, sino también europea ha sido trascendental la geografía catalana. A través de la frontera con Cataluña los Cien Mil Hijos de San Luís empezaron el restablecimiento del orden en el Estado acabando la expedición poco después en la Batalla del Trocadero en Cádiz.

La actual escala de tensiones entre los Estados Unidos y Rusia, la Unión Europea y Rusia, la Unión Europea y los Estados Unidos, la OTAN y Rusia, la OTAN y la Unión Europea, la República Popular China y la Unión Europea o la República Popular China y los Estados Unidos hace que Cataluña siga estando ubicada en una posición estratégica para todos los actores citados.

Hagamos un breve repaso de las cualidades estratégicas de la reunión. El territorio tiene seis aeropuertos: Aeropuerto Internacional de Barcelona – El Prat, segundo aeropuerto de España con una capacidad de 45 millones de pasajeros al año, 303.000 operaciones y 132.755 toneladas de carga, Aeropuerto de Girona – Costa Brava en la provincia de Girona, el Aeropuerto de Reus en la provincia de Tarragona, el Aeropuerto de Sabadell que sirve para la aviación de negocios, el Aeropuerto de Lleida – Alguaire en la provincia de Lleida y por último el Aeropuerto de la Seu d’Urgell situado en medio de la cordillera pirenaica a su paso por Cataluña.

Desde un punto de vista marítimo encontramos: el Puerto de Barcelona, que es un puerto marítimo, industrial, comercial y pesquero. Recordemos su actividad: destacan casi 40.000.000 toneladas de tráfico, dos millones de contenedores, 2.8 millones de pasajeros, 554.000 automóviles, 6.000 buques aproximadamente y 271.534 UTI (autopropulsado no-contenedores). 12.000.000 de toneladas de gráneles líquidos entre los que se hayan hidrocarburos y otros líquidos. Si revisamos los principales países conectados con el puerto de Barcelona, podemos encontrar a Argelia, Marruecos, Turquía, Italia, Francia, Egipto, Grecia, Malta, Israel o Reino Unido. En el caso de los contenedores, la principal parte de los contenedores llegan de regiones de Extremo Oriente y Japón, el sudeste asiático, Próximo Oriente y el Mediterráneo Oriental, África del Norte y el Golfo Pérsico. Los principales países son China, Emiratos Árabes Unidos, Argelia, Estados Unidos, Corea del Sur y Turquía. La conexión con los mercados asiáticos de forma directa hace que el puerto sea puntero en el Mediterráneo puesto que permite que los portacontenedores más grandes, los Maersk Clase Triple E, con capacidad para 18.340 contenedores, puedan cargar y descargar sin problemas. Además, la consolidación de rutas con puntos de la península arábiga, como también de Corea del Sur o el sureste asiático, son ejemplo de interconectividad global desde un único punto. Solamente la apertura de rutas árticas pondría en un compromiso la continuidad de ciertas rutas, aunque eso por el momento es solo un escenario a medio término.

Las infraestructuras construidas por Fomento no lo son todo en el campo de la estrategia. Como decía Brzezinski, la soberanía hoy es nominal. Y esto sin duda tiene consecuencias directas a la hora de articular un modelo defensivo o incluso de inteligencia. Su situación estratégica privilegiada en las costas mediterráneas, en una de las principales arterias comunicativas de Europa como es el arco mediterráneo, hacen que Cataluña se consolide como una tierra estratégicamente importante para diversos actores: Rusia, Estados Unidos, Algeria, Marruecos, la República Popular China, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita o incluso Reino Unido.

  • En el caso de Rusia se trataría de buscar un punto de apoyo en el Mediterráneo occidental, un hecho que genera simpatías en ciertos colectivos que quieren dejar atrás la OTAN. Es importante recordar que en el referéndum de adhesión a la Alianza atlántica de 1986 solamente los territorios de Cataluña, Euskadi, Navarra e Islas Canarias sacó mayoría el “No”. Según datos del Ministerio del Interior en el caso catalán un 53,72% de los votos fueron para el “No”, mientras que en País Vasco fueron un 67.55%. Este factor aún pesa en ciertos colectivos sociales, llegando a haber cierta tendencia rusófila como reacción a las políticas de la Unión Europea, a las decisiones de la OTAN y para ser contrarias a Estados Unidos.

 

  • Para Estados Unidos sucede lo mismo, la importancia estratégica de Cataluña parece ser muy importante debido a su situación geográfica. Barcelona es un importante punto turístico para los estadounidenses y al mismo tiempo cabe recordar que la ciudad fue base de la Sexta Flota en el Mediterráneo. Además, la ciudad es uno de los focos que más han centrado la atención yihadista, puesto que desde el atentado de Madrid de 2001, la Ciudad Condal ha sido objetivo de células yihadistas, lamentablemente el 17 de agosto de este año. A los Estados Unidos, en su vocación de proteger a sus ciudadanos, le importa la seguridad en Cataluña, como también tener una importante presencia en la región. Los vínculos sociales y culturales, aparte de los vínculos económicos, que teje el Consulado General de los Estados Unidos en Barcelona, son transcendentales tanto para Cataluña como para Estados Unidos y/o España.

 

  • El interés de la República Popular China parte de la voluntad comercial de llegar a Europa. Aunque el CPEC (China Pakistan Economic Corridor) aún no está acabado y el tráfico marítimo es lento, la infraestructura del puerto de Barcelona permite que los grandes barcos portacontenedores de las dársenas de China y el sudeste asiático puedan amarrar sin problemas. La ruta terrestre entre China y Lisboa a través de ferrocarril ya es una realidad, pero las grandes compañías prefieren aun seguir de la mano de las navieras para mover grandes cantidades de carga. Es por ello que tanto en Tarragona como en Barcelona se han reconvertido zonas industriales colindantes en centros de mercancías solamente chinas. Esto es consecuencia de la importante comunidad china que habita en Cataluña y de la infraestructura existente, ya que desde Barcelona y alrededores se distribuye a casi a toda España.

 

  • Debido al Brexit y a los vínculos históricos que unen Barcelona con Londres, Cataluña podría convertirse en un nuevo Gibraltar británico. Algunos analistas apuntaban a la creación de una área económica como la de la “City” en la capital de Cataluña debido a que ésta permanecería dentro de la Unión Europea, mientras que las empresas con sede en Londres, como consecuencia del Brexit, no. Esto tiene por tanto repercusión directa porque Cataluña se podría convertir en sede de todas estas empresas gracias a la conectividad internacional que tiene a través de su aeropuerto, y también por ser un punto de entrada de mercancías en grandes cantidades para la UE. En el campo británico, no solo hablamos de la esfera londinense o del Reino Unido, sino también debemos tener en cuenta todas las empresas de la Commonwealth cuya sede reside en Londres. Si una gran empresa británica se desplaza a Barcelona, por el efecto llamada pueden venir más.

 

  • En el caso de Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita, el interés que pueden tener en Barcelona o Cataluña va más allá que la simple conectividad con Europa o España. La importancia de Barcelona como ciudad interconectada con el mundo es lo que predomina en la diplomacia y visión estratégica de estos países. Que por tratarse de países en plena expansión económica y diplomática, más allá del campo militar, el nudo que supone Barcelona en el Mediterráneo la hace decisiva al ser un polo de poder económico potente. De la misma forma que el Reino Unido y la Commonwealth veían la Ciudad Condal como un lugar al que poder trasladar la “City”, este hecho puede hacer que a países de la Liga Árabe les interese participar y formar parte de toda esta red empresarial. Aunque parezca en un segundo plano, el factor religioso en estos países es importante. La importancia de la comunidad musulmana en Cataluña es destacada, y la financiación de mezquitas y madrazas por parte de Estados de las diferentes escuelas del Corán forma parte sin duda de la diplomacia también.

 

  • Sobre este último punto surge Marruecos. 215.000 ciudadanos marroquíes viven en Cataluña, esto tiene como consecuencia que el reino marroquí tenga especial relevancia al poseer un importante poder de influencia en parte de la sociedad. De la misma forma que Arabia Saudita o Emiratos Árabes Unidos, el gobierno de Marruecos financia mezquitas en Cataluña. La creación de estas esferas de diplomacia religiosa y política influencian sin lugar a dudas en las relaciones internacionales. Aunque nos pueda sorprender esta mezcla de diplomacia religiosa y política no deja de ser similar a las disputas que entre las diferentes órdenes religiosas católicas se mantuvieron durante un par de siglos en medio mundo, y que acabó con casos sorprendentes como lo fue la expulsión de los jesuitas en gran parte de las monarquías absolutistas porque la Compañía de Jesús juraba fidelidad directa al Papado y no al rey que hubiese. En este caso, Marruecos y Arabia Saudita están en disputa en este campo diplomático y Cataluña no deja de ser parte de esta batalla entre ambos monarcas.

 

  • El caso de Algeria lo es por una cuestión de situación geográfica. Cataluña se encuentra a escasos quinientos kilómetros de las costas de Algeria. Este país del Magreb, aunque su estabilidad política es envidiable para los de su entorno, en la república argelina se han situado campos de entrenamiento de milicias yihadistas, e incluso algunos laboratorios químicos de estos. La importancia de la infraestructura gasística y petrolífera en el país la convierten en objetivo de múltiples puntos de mira, llegando a haber núcleos importantes yihadistas que se establecen allí debido a ello. El flujo de extranjeros que forman parte de empresas regionales los convierten en objetivos de secuestros, como por ejemplo el secuestro en Tigantourine de más de cuarenta extranjeros que trabajaban para British Petroleum en 2013. Aparte, las nuevas tecnologías hacen que sea posible el lanzamiento de cualquier cohete hacia España desde los campamentos yihadistas en el país, y su cercanía nos sitúa en zona de riesgo. Esto hace que Cataluña sea además un posible punto clave para combatir lo que queda de Al Qaeda en el Magreb, como también en otras zonas del norte de África.

Además de la serie de países que puede tener intereses en Cataluña, también desde organismos como la OTAN podría volver a haber especial interés. Es cierto que en España la organización atlántica tiene especial presencia militar, y al tratarse de una alianza militar esto predomina, pero hay más factores como la conectividad estratégica. Por Cataluña pasan gran parte de las mercancías y personas que entran en España, además de Algeciras e Irún, esto la convierte también en un enclavamiento importante en el país y en la alianza. Factores como el futuro Corredor Mediterráneo, con sus accesos en el Puerto de Barcelona o Puerto de Tarragona o el Aeropuerto Internacional de Barcelona – El Prat harán mover sin duda el eje desde el centro mesetario a las costas orientales del país. Las nuevas guerras, aquellas donde los actores participantes no son Estados sino organizaciones criminales, también provocan que Cataluña sea un objetivo para las organizaciones criminales debido a la alta riqueza económica que genera como también en la de mercados disponibles donde participar.

En la otra cara de la moneda, a mayor posibilidad de establecerse una base para las organizaciones criminales, también genera la reacción de establecer organizaciones policiales o de seguridad en la región. La conectividad de Cataluña, aplicando la sentencia de Brzezinski, hace que sea al mismo tiempo muy poco soberana, al igual que España, debido a la gran interacción entre agencias de seguridad transnacionales que existen. La necesidad por parte de estas agencias u organizaciones policiales, sin depender del Estado existente o del Gobierno del momento, debido a pactos firmados y protocolos supranacionales de cooperación, tendría como consecuencia un escenario ideal en Cataluña donde se pudiese actuar con total libertad para combatir desde focos de radicalismo islámico, células durmientes yihadistas, a bases de cárteles de la droga u organizaciones de lavado de capitales. Esto actualmente no existe, pero sería de especial interés poderse llevar a cabo para disponer de un punto estratégico donde diferentes cuerpos y organizaciones policiales pudiesen cooperar sin interferencias de sesgo político. Una baza que podría ofrecer el gobierno de una Cataluña independiente sería esta, puesto que ningún Estado, debido a la tradición westfaliana, aun quiere seguir ostentando el monopolio de la violencia dentro de sus fronteras.

En conclusión, aplicando la metafísica de Santo Tomás de Aquino, existe una Cataluña acto y una Cataluña potencia.

Una Cataluña acto basada en lo actual, en un nudo de comunicaciones y eje económico, también con su peso estratégico debido a la su interacción social y política con el resto del mundo.

Y una Cataluña potencia, que es aquella que puede llegar a existir debido a sus capacidades y posibilidades, como eje central de la región mediterránea occidental, entrada y salida de la península ibérica y transnacional, punto de unión de organizaciones internacionales y transnacionales, puerta de entrada consolidada para la Liga Árabe, los Estados del Golfo Pérsico, parte de África, Israel o China y Japón; así como también los Estados Unidos y otros estados sudamericanos que busquen centros económicos decisivos, que en Cataluña encontraran lo que necesitan.

Guillem Pursals, Analista.

Fuente:

http://www.institutodeestrategia.com/articulo/nacional/cataluna-region-estrategica-europa-quien-interesa-independencia/20171001090248006612.html

Artículos relacionados