Albania: el laboratorio del narcotráfico europeo

Tirana_Skanderbeg_Square_(2) albania.jpg

Por Peter Tase

El narcotráfico, exportación de armamentos, tráfico de personas, la inseguridad fronteriza y la corrupción en la función pública ha reinado en la Republica de Albania, en los últimos tres años bajo la gestión del primer ministro Edi Rama y sus seguidores neo–comunistas conducidos y auspiciados por George Soros, un empresario norte-americano que hacía cambio de monedas en el mercado negro de Hungría, en la época bajo la ocupación de Adolf Hitler.

Las autoridades del Gobierno de Albania, encabezados por el pintor Edi Rama y otros delincuentes funcionarios públicos solo sirven para un irreversible, vertiginoso enriquecimiento ilícito y por enardecer al pueblo que sigue en miseria en un país en donde la democracia esta reemplazada por un régimen autocrático de narcotraficantes.

En este contexto el representante de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), Embajador Bernd Borchardt indicó que el dinero de la droga está siendo lavado a través de la economía informal de Albania; el monto alcanza más de 2 billones de euros que se utilizaran por los narco-traficantes a financiar las campañas políticas de varios candidatos del Partido Socialista, en el trascurso de las próximas semanas.

La proliferación de la producción de drogas en cada rincón del país y la corrupción en la función pública no serían posible sin la participación directa de las autoridades del gobierno Albanes.  En medio de la actual perturbación causada por la seudo campaña política de Edi Rama y el digno rechazo de las elecciones generales (previstas para el 18 de junio del 2017) por el Partido Demócrata, los jefes de los carteles criminales y del crimen organizado han sido liberados de la cárcel mientras magistrados corruptos siguen cada vez más ensanchando las zanjas de los obstáculos hacia la integración – entre Tirana y Bruselas.

Según el ex-representante de los Estados Unidos en Bahréin, Embajador Adam Ereli: “en el año pasado, el parlamento de Albania aprobó una ley que pretende limpiar el parlamento y otras instituciones de los funcionarios incriminados y corruptos,” [1] no obstante algunos de ellos siguen en sus funciones y disfrutan de privilegios en la sede del legislativo y en algunas municipalidades.

A este gobierno inepto y manejado por los narco-traficantes más poderosos de los Balcanes se suma un gran número de refugiados de Irán – entre ellos los representantes del partido político MEK de la oposición iraní – en materializar un posible quiebre de la estabilidad gubernamental no sólo en Albania, sino también a otros países de los Balcanes y Europa del Sur Este.

Aparte de la proliferación del narcotráfico, en el país de las águilas existe también la crisis de los residuos químicos (peligrosos) provenientes de Italia y enterrados en las ciudades de Fier, Vlora, Shkodra, Durrës y Dibra.  Durante el año pasado miles de contenedores vinieron desde el Puerto de Gioia-Tauro (el puerto más grande de contenedores en Italia) con destino a Macedonia.  De los 2,600 contenedores que dejaron Gioia – Tauro, sólo 1,132 llegaron a Macedonia y el resto (1,468 contenedores) fueron enterrados en Albania.  Por causa de la pésima gestión pública, promesas incumplidas, corrupción y autocracia, miles de albaneses han protestado en las calles de Tirana y de otras ciudades agonizadas por la pobreza extrema y desempleo.  El gobierno de Tirana sigue causando un enorme daño a la demografía regional y a las economías con leve crecimiento en Europa Occidental; en donde los albanases deciden radicarse con sus familias; mientras en los últimos años, el número de bebes recién nacidos y embarazos se ha disminuido en un ritmo alarmante.

Más allá del daño ambiental – causado por los residuos provenientes de Italia – el Primer Ministro Edi Rama encabeza un grupo criminal que ha transformado a Albania en un centro importante de tráfico de drogas y del crimen organizado en Europa.  El 8 de abril se encontraron doce toneladas de cannabis en los depósitos del gobierno de Albania, ubicados en la ciudad de Përmet; el dueño de este cargamento era el ex ministro del interior Sajmir Tahiri.   Según las autoridades del gobierno italiano, Albania ha ampliado el cultivo y producción de marihuana, y el nivel de cooperación entre el crimen organizado albanés con la mafia italiana está creciendo.  Italia y Albania se encuentran en una dramática situación en donde los políticos y los tribunales están manejados por el dinero de la droga.

Tirana se encuentra en estado de incoherencia política, la economía sigue anonadada por la pobreza y desempleo, mientras el pueblo está en alerta y les pide – acompañado por los líderes de la oposición y del partido demócrata – a los gatos escaldados del gobierno en respetar los valores democráticos y fomentar la libertad de prensa, respetar el proceso y resultado de las elecciones generales y eliminar el actual régimen autocrático.

Peter Tase es Investigador de Relaciones Internacionales en la Region del Mar Caspio, en los estudios Paraguayos y de América Latina.

Artículos relacionados

Leave a Reply