Rusia y China se oponen al Escudo Antimisiles de EE UU en Corea

Moscú y Pekín acuerdan emprender acciones conjuntas contra el sistema del Escudo Antimisiles de EE UU desplegado en la península de Corea. Según los expertos, este sistema puede pasar rápidamente de la defensa al ataque, y Washington empuja a Rusia y China a la colaboración en el ámbito antimisiles.

russia_china_rian_02905184_b.jpg

Los viceministros de Asuntos Exteriores de Rusia y China acordaron el pasado 12 de enero mantener un equilibrio de fuerzas estratégico en el noreste de Asia y oponer una resistencia común al sistema de defensa antimisiles THAAD de EE UU desplegado en Corea del Sur, informa la agencia de noticias Interfax.

Según los ministerios de Defensa de los dos países, las posibilidades y el potencial del sistema de EE UU desplegado, y en particular el de su elemento europeo, superan los requisitos necesarios para la defensa.

Víktor Poznijir, director adjunto de la Dirección Principal Operativa de Estado Mayor, declaraba que Corea del Norte apenas se encuentra en una fase inicial de la creación de misiles balísticos, y que Irán, contra el que según Washington está dirigido el elemento europeo del Escudo Antimisiles, no puede suponer ninguna amenaza después de los acuerdos firmados para el desarrollo del programa nuclear de Teherán.

“Con el pretexto de hacer frente a las “amenazas nucleares” de Corea del Norte e Irán, se está desplegando un sistema previsto en primer lugar para enfrentarse a los misiles rusos y chinos”, declaraba Poznijir.

El Escudo Antimisiles de EE UU en Corea

“La decisión del despliegue del sistema del Escudo Antimisiles de EE UU se tomó hace tres años para defender a Corea del Sur de su vecino del norte. Se trata de un gran sistema antimisiles capaz de abatir misiles balísticos del enemigo en la fase inicial del vuelo”, declara a RBTH Alexéi Máslov, director del centro de estudios orientales de la Escuela Superior de Economía.

Según el experto, el sistema THAAD es una creación de la empresa estadounidense Lockheed Martin y está pensado para hacer frente a misiles de corto alcance (de hasta 500 km).

Máslov añade que el radar del sistema puede controlar un territorio de 1.000 km a la redonda y cubrir parte de los territorios de Rusia y China.

Además, el sistema THAAD estará armado con sistemas antiaéreos estadounidenses Patriot, así como con el sistema Aegis Ashore, con lanzaderas universales MK-41 para misiles SM-3.

Según subraya el experto, estos misiles pueden destruir satélites en la órbita cercana de la Tierra.

Los temores de Rusia y China

“China y Rusia han mostrado su descontento con el hecho de que los estadounidenses creen un sistema que afecta a la infraestructura militar de sus países en lugar de trabajar de forma conjunta para resolver el problema de Corea del Norte”, declara Dmitri Safónov, experto militar del periódico Izvestia.

Según este experto, las lanzaderas del MK-41 no solo pueden equiparse con misiles del tipo SM-3, sino también con misiles de crucero del tipo Tomahawk con un alcance de 2.500 kilómetros. De este modo, el sistema antimisiles podría pasar rápidamente de la defensa al ataque.

Medidas que adoptarán Rusia y China

Según Safónov y Máslov, Washington está empujando a Moscú y Pekín a la creación de un sistema conjunto de defensa antiaérea.

“Hemos llevado a cabo varias negociaciones con China al respecto y ahora los países trabajan en una concepción para las acciones conjuntas. Además, se está estudiando la posibilidad de llevar a cabo ejercicios militares conjuntos de sistemas antimisiles”, añade Safónov.

Sin embargo, no todos los analistas opinan que Rusia desarrollará una política agresiva para hacer frente al Escudo Antimisiles de EE UU en Corea del Sur. Además, Moscú no desplegará más armamento en el Extremo Oriente, ni dirigirá sus misiles contra los elementos del sistema THAAD para no empeorar sus relaciones con Seúl. Así lo considera Víktor Murajovski, jefe de redacción de la revista Arsenal de la Patria.

Según el experto, en primer lugar el gobierno chino llevará a cabo negociaciones con EE UU para resolver este problema. La creación de una concepción antimisiles con Rusia es solamente una opción de reserva.

“En el asunto de Corea del Norte, Moscú promoverá métodos políticos y diplomáticos, no militares. Rusia está intentando reanudar las negociaciones a seis bandas sobre el programa nuclear de Pyongyang con la participación de las principales potencias del mundo”, añade Murajovski.

Anteiormente, Rusia y China realizaron ejericios militares conjuntos en el mar del sur de China el pasado septiembre.

Fuente:

https://es.rbth.com/internacional/2017/01/18/rusia-y-china-se-oponen-al-escudo-antimisiles-de-ee-uu-en-corea_683323

Artículos relacionados

Leave a Reply