La captura de drone submarino, eje de otro cruce entre China y EE.UU.

oceanografico-usns-bowditch-estadounidense-ap_claima20161217_0128_28

El buque oceanográfico USNS Bowditch, que intentaba recuperar el dron submarino estadounidense.

 

En el mar de China meridional

Fue retenido por Beijing. Washington exige su devolución, argumentando que el artefacto sólo realizaba “labores de investigación científica”.

El Gobierno chino aseguró esta mañana que se encuentra “tratando adecuadamente” con Estados Unidos la devolución de un drone submarino, capturado por fuerzas de Beijing el jueves, cuando realizaba relevamientos en el mar de China meridional.

“China y los Estados Unidos están tratando adecuadamente este asunto a través de los canales militares de ambas partes”, dijo la Oficina de Portavoces del Ministerio de Asuntos Exteriores de China en un escueto comunicado.

El Departamento de Defensa de EE.UU. solicitó ayer a China la devolución del drone que -según Washington- realizaba labores de investigación científica en el mar de China Meridional cuando fue capturado por militares del gigante asiático.

Un portavoz del Pentágono señaló que el drone “estaba realizando operaciones rutinarias de acuerdo con las leyes internacionales” a unas 50 millas náuticas al noroeste de la base naval estadounidense de la Bahía de Subic, en Filipinas.

Según la versión de Estados Unidos, un buque militar chino envió una lancha para capturar el drone submarino y, cuando el buque oceanográfico militar estadounidense USNS Bowditch solicitó su devolución por radio, el reclamo no fue atendido.

La Cancillería china evitó proporcionar más detalles sobre el incidente, que tuvo lugar en una zona que es objeto de disputas marítimas entre Beijing y países vecinos como Filipinas y Vietnam.

Las escaramuzas cedieron en los últimos meses, sobre todo a partir de la llegada de Rodrigo Duterte a la Presidencia de Filipinas. El mandatario, precisamente, acusó al Gobierno de Estados Unidos de buscar una “pelea” con Beijing.

La captura del drone estadounidense por China se produce en un momento de roce entre ambas potencias a cuenta de las dudas expresadas por el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, sobre la conveniencia de seguir respetando la política de “una sola China”.

Este principio, que el gigante asiático considera la base de los lazos bilaterales, implica el reconocimiento por Washington de que el único gobierno legítimo de China es el de Beijing, lo que le aleja de las aspiraciones independentistas de Taiwán.

Fuente:

http://prensa.cancilleria.gov.ar/

Related Post

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *