Improvisación o estrategia….cuatro claves de la política exterior de Trump

manar-06418590014788635957

El nombramiento como secretario de Estado de Rex Tillerson, galardonado por el Kremlin con la mayor condecoración, podría suponer un cambio en la relación bilateral entre EEUU y Rusia.

¿Improvisación o estrategia? Es la pregunta que todo el mundo trata de responder al analizar los últimos nombramientos de del presidente electo Donald Trump.

El magnate ha designado como a cargo de la protección del medio ambiente a una persona que niega el cambio climático, a un teorista de la conspiración al frente del Consejo de Seguridad Nacional, a una persona que se opone al salario mínimo en el Departamento de Trabajo y a un proteccionista en el Departamento de Comercio.

Aunque la gran sorpresa es el nombramiento como secretario de Estado a Rex Tillerson, galardonado por el Kremlin con la mayor condecoración, la Orden de Amistad.

Esa es una de las caras que se muestran día a día en los medios europeos, pero entre los americanos se valora que los que lleven ahora las riendas del país no sean políticos, sino empresarios pragmáticos, ricos, sin necesidad de pensar su futuro o en sus beneficios. No solo eso. Las bolsas suben y los nombramientos no hacen mella en Trump.

A tenor de sus nombramientos, ¿podemos prever cuáles serán los próximos pasos del presidente electo? En declaraciones a www.lainformacion.com el presidente del Hispanic Council asegura que “Trump ha optado por perfiles del mundo de la empresa para puestos clave como el del Secretario de Estado. Es difícil saber a priori en qué medida va a afectar a la política con respecto a otras potencias, ya que su trayectoria ha estado vinculada al mundo de los negocios, donde el pragmatismo es fundamental”.

Respecto a la lucha contra el terrorismo, insiste en que “Seguirá siendo de lucha implacable y puede que veamos una tendencia mayor hacia el unilateralismo”. ¿Qué podemos esperar de Trump? Por el momento es imprevisible, pero estas son las tendencias que apunta en sus nombramientos y en sus declaraciones:

  • Rusia

Todo indica que los dos países retomarán su relación. El Gobierno ruso espera que EEUU levante las sanciones económicas que le impuso tras la anexión de Crimea. Puede que Trump también colabore con Putin en Siria para destituir a Bashar al-Assad.

  • Europa  

Preocupa que muestre su apoyo a los partidos de ultraderecha en sus próximas elecciones. No olvidemos que la líder del Frente Nacional fue una de las primeras mandatarias en felicitarla y además, Nigel Farage fue uno de los primeros líderes en visitar la Trump Tower, convertida en su despacho oval. Lo que parece claro es que EEUU no va a ser el paragüas para tapar las deficiencias de la UE, que deberá trabajar en una defensa común. Trump no está dispuesto a cargar con los muertos, los gastos… y las críticas.

  • Irán

Para Trump será más sencillo revocar la política de EEUU en Irán ya que los republicanos en el Congreso tampoco están a favor de este acuerdo nuclear. Sin embargo, su anulación podría abrir un nuevo frente entre los dos países y no está claro si Trump quiera un nuevo frente. Si apuesta por su lado más pragmático podría haber más propaganda que pasos en contra de la postura de Obama. Un enfrentamiento directo con Irán hoy no parece ser interesante para EEUU.

  • China

La relación con China se tensa por momentos, pero no hay que olvidar que la forma en la que China compite con el mundo no se sostiene. Su conversación telefónica con el presidente de Taiwán ha invertido la política exterior de EEUU y ha supuesto una ofensa para China. Además, Trump apoya la expansión de la marina estadounidense, lo que podría interpretarse como la oposición de EEUU a las ambiciones de Pekín en el mar del Sur de China. Parece claro que Trump no se va a amedrentar ante el gigante chino y que le plantará cara cuando considere que así defiende los intereses de su país y de sus votantes. Es una de las claves para convertir a América en un país grande de nuevo.

La conclusión parece clara. Las formas serán distintas, y las bravuconadas puede que más habituales, pero Trump se ha rodeado de un equipo cuyo cometido es mirar solo por los intereses de EEUU. Lo de ser policía mundial y defensor de sus valores tendrá que esperar. Y el mundo, Europa, principalmente, se va a ver obligada a crecer y a aceptarlo. Papá, para lo bueno y para lo malo, nos deja solos. O eso nos tememos.

Fuente:

http://www.lainformacion.com/mundo/Improvisacion-estrategiacuatro-politica-exterior-Trump_0_980603406.html

Artículos relacionados

Leave a Reply