Hillary denunció un complot de los rusos para arrebatarle la presidencia

1046928_1280x720.jpg

Es la primera vez que la ex candidata lo dice en esos términos. Fue un “ataque contra mí y mi campaña”. Obama la respaldo y dijo que tomará “medidas”. Para Moscú, es un “absurdo”.

En medio de la escalada que generaron los informes de inteligencia sobre el supuesto hackeo ruso en las elecciones estadounidense, la ex candidata demócrata Hillary Clinton salió ayer a culpar directamente al gobierno de Vladimir Putin de su derrota. El presidente Barack Obama se sumó a la denuncia y amenazó con tomar “represalias”. Moscú respondió que la acusación no sólo era “absurda”, sino también “indecente”.

Es un escenario grave porque la arremetida del presidente y de la ex candidata sugiriendo un maniobra para manipular el resultado electoral, cuestiona la legitimidad del mandato de Donald Trump. Obama aclaró luego que no ponía en duda el triunfo del republicano. Clinton afirmó que fue “un complot sin precedentes de los rusos”, algo que, opinó, “debería preocupar a todos los estadounidenses”. “Buscó socavar nuestra democracia” mediante el hackeo a blancos democrático, afirmó, según The New York Times. “Este no es solo un ataque contra mí y mi campaña, este es un ataque contra nuestro país”, subrayó.

Obama, por su parte, fue más allá al señalar que tomará medidas contra el Kremlin. “Creo que no hay duda de que cuando cualquier gobierno extranjero trata de impactar la integridad de nuestras elecciones nosotros tenemos que tomar medidas y lo vamos a hacer en el momento y el lugar que decidamos”, advirtió. “Algunas de esas medidas -aclaró- puede que sean explícitas y públicas, mientras que otras puede que no”.

La embestida de Obama y Hillary contra Moscú se produce a pocos días de un paso clave en la agenda electoral estadounidense. El próximo lunes 19 debe sesionar el Colegio Electoral en Washington, donde los electores confirmarán el voto que dieron el 8 de noviembre pasado, donde resultó ganador Trump. El multimillonario obtuvo 306 electores. Se necesitan sólo 270 para ratificarlo. Pero si no se llegara a ese número, la Cámara de Representantes debe elegir al próximo jefe de Estado.

En algunos espacios demócratas aún tienen una débil esperanza de que un grupo de electores republicanos -37 en concreto- cambie y voten en contra de Trump. Un escenario dudoso, que las denuncias demócratas buscan darle forma.

Hillary se reunió el jueves en Manhaattan con donantes de su campaña y allí, por primera vez públicamente, acusó a Rusia y a Vladimir Putin, de su derrota. También apuntó al director del FBI, James Comey, por reabrir a una semana de los comicios la polémica causa por el manejo indebido de correos electrónicos cuando era canciller. “Creo que eso marcó la diferencia en el resultado”, señala Clinton en la grabación obtenida por The New York Times.

La derrotada candidata demócrata sostuvo que estos ataques fueron el resultado de “un problema personal” de Putin con ella por su declaración de que las elecciones legislativas rusas de 2011 estuvieron arregladas. “Putin me culpó públicamente del torrente de indignación de su propio pueblo, y esa es la línea directa entre lo que dijo entonces y lo que hizo en esta elección”, afirmó.

Obama argumentó en el mismo sentido. “No hay duda de que (los hackeos) contribuyeron a una atmósfera en la que el único foco durante semanas y meses fueron los correos de Hillary, la Fundación Clinton, rumores políticos alrededor del Comité Nacional Demócrata”, señaló en una entrevista temprano. Luego, en su última rueda de prensa como presidente, lanzó: “Moscú interfirió en las elecciones”. “Se trata de hechos basados en una evaluación uniforme de parte de todas las agencias de inteligencia”, justificó.

El mandatario saliente sostuvo que cuando se encontró con Putin en China le dijo que eso “debía cesar y que habría serias consecuencias si no lo hiciera”, y por ello ahora estaba determinado a enviar un “mensaje claro” a Moscú. También aprovechó para criticar a Trump: “Espero que mi sucesor tenga el mismo tipo de preocupación y determinación en combatir ciertas interferencias” como los hechos de cyber ataques.

Esta semana la CIA apuntó a hackers rusos como los autores del robo y difusión de los mails privados de Hillary, así como de las conversaciones de los jefes del Partido Demócrata. Moscú minimizó el tema y tachó las denuncias de “absurdas”. “Aquí hay que dejar de hablar de ello o aportar de una vez por todas alguna prueba. De lo contrario, esto parece ya muy indecente”, replicó Dmitri Peskov, vocero del Kremlin.

Trump, a su vez, puso en duda que los rusos estén detrás de los ataques. “Si Rusia u otra entidad realizaban ataques informáticos, ¿por qué la Casa Blanca esperó tanto tiempo para reaccionar?”, se preguntó.

CLAVES DE LA OFENSIVA CONTRA RUSIA

-Las primeras denuncias concretas sobre supuestos ataques de hackers rusos en la campaña electoral estadounidense se produjeron a principios de octubre pasado, de la mano del Departamento de Seguridad Interior y del director de Inteligencia Nacional

-Interfirieron varios sistemas informáticos de instituciones y organizaciones políticas, y difundieron información que complicó a Hillary Clinton a través de WikiLeaks y otros sitios.

-En primer lugar dieron a conocer cruces de mails entre las autoridades del Partido Demócrata donde quedaba claro que buscaban perjudicar al rival de la ex secretaria de Estado, Bernie Sanders. Luego difundieron una catarata de mails de Hillary en el sonado caso donde se la acusó de utilizar el correo oficial para cuestiones privadas.

-El argumento de los demócratas es que esta información perjudicó sensiblemente la imagen de Hillary.

-La denuncia que ahora hacen en conjunto la ex candidata demócrata y el presidente saliente, Barack Obama, avalados por los informes de Inteligencia, apunta a dos objetivos que en definitiva tienen como blanco a Trump.

-Primero ubica al gobierno de Vladimir Putin como un enemigo, cuando Trump y su nuevo gabinete lo muestran como un posible “socio” comercial y político.

-En segundo lugar, la denuncia le resta legitimidad a la elección del magnate, ya que sugiere que no habría ganado sin ayuda de Rusia. La embestida se aceleró antes de la sesión del Consejo Electoral del lunes próximo, donde se debe confirmar a Trump.

Fuente:

http://prensa.cancilleria.gov.ar/hillary-denuncio-un-complot-de-los-rusos-para-arrebatarle-la-presidencia

Artículos relacionados

Leave a Reply